Últimas 15minutos

María Teresa de Luxemburgo pierde sus poderes

La esposa del Gran Duque ha recibido órdenes del propio Gobierno luxemburgués de no tomar decisiones que le competen a su esposo

Y es que parece que la cubana, pues nació en Marianao, Provincia de La Habana, tiene un carácter fuerte y dejó en segundo plano a su marido (Twitter @CourGrandDucale(

15 Minutos. La Gran Duquesa María Teresa de Luxemburgo, de 63 años, tendrá que suspender sus obligaciones oficiales. Pero esta vez no será por motivos de salud, sino porque el propio Primer Ministro del Gran Ducado solicitó que es necesario frenar sus injerencias, tanto en lo que tiene que ver con las decisiones del Gran Ducado (es decir, en palacio), como en el ámbito político.

Y es que parece que la cubana, pues nació en Marianao, Provincia de La Habana, tiene un carácter fuerte y dejó en segundo plano a su marido. Este, en realidad, es quien debe tomar las decisiones, pues Henri es el representante máximo de la monarquía, ya que ostenta el título de Gran Duque de Luxemburgo.

María Teresa Mestre Batista llegó a esa corte gracias a que su familia posee bienes de fortuna. Aunque tuvieron que asumir el exilio como modo de vida, esto no le impidió ir a los mejores colegios en el exterior.

Pasó por las aulas del Liceo Francés de New York, ubicado cerca de la Quinta Avenida. En esa institución, estudiaron personalidades de la cultura, las artes y la política, como Baruj Benacerraf, ganador de un premio Nobel;  el banquero Michael David Weil; y Dominique de Villepin, quien ocupó el cargo de Primer Ministro de Francia.

Posteriormente, los Mestre Batistas se mudaron a Suiza, donde María Teresa ingresó a la Universidad de Ginebra en la carrera de Ciencias Políticas. Lo que no se imaginaba era que allí, realizando los mismos estudios, la esperaba su príncipe azul. Se trata de Henri de Nassau-Weilburg y Borbón-Parma, el heredero del trono del Gran Ducado de Luxemburgo, hijo de Juan de Nassau-Weilburg y Borbón-Parma y Josefina Carlota de Bélgica, princesa de Bélgica y princesa de Sajonia-Coburgo-Gotha, quien aceptó el matrimonio entre su hijo y la plebeya a regañadientes. No le quedó otra opción que resignarse y aceptarla como su nuera.

La que ha sido una de las casas reales europeas más hermética, ha tenido solo una salida: someterse a una profunda investigación, pues ante la renuncia constante de los empleados que laboraban en palacio, surgió la sospecha de que algo pasaba. El delicado trabajo se le recomendó a Jeannot Waringo. De allí que el informe que presentó después de varios meses de indagación y observación acuciosa se le conozca con el nombre de su apellido: Informe Waringo.

Fuerza femenina

En 44 páginas resume el comportamiento arbitrario de la Gran Duquesa consorte, quien se tomó para sí las atribuciones de su marido: contrataba y despedía personal y se le acusa de ser déspota con algunos empleados. También de actuar bajo su propio criterio mientras que el Gran Duque no ejercía su autoridad. El resultado: María Teresa quedó sin ninguna atribución por orden del  Gobierno.

El Primer Ministro consideró que para preservar la monarquía hay que hacer reformas internas, como sucedió en otras casas reales europeas. Por lo pronto, Henri deberá tomar nuevamente las riendas, su mujer se queda sin don de mando y posiblemente esto podría empujar a una abdicación.

El heredero, Guillermo, casado con Estefania Lannoy, quien llegó a la corte con el título de condesa y ahora es princesa, espera su primer hijo. Noticia que la pareja dio a conocer en diciembre y fue recibida con beneplácito por los habitantes del Gran Ducado, pues se habían casado en 2012.

Solo queda esperar. Pero la autoritaria María Teresa no ha dado señales de debilidad. De allí que sin poderes continúa su trabajo con organizaciones benéficas. Así son las mujeres caribeñas: empecinadas y negadas a la sumisión.

Ver más