Últimas 15minutos

Los edulcorantes artificiales sí alteran el nivel de azúcar en sangre

Los investigadores eligieron una cohorte de 120 personas en 6 grupos: 2 de control y 4 a los que dieron aspartamo, sacarina, estevia o sucralosa

Las implicaciones clínicas para la salud de los cambios que pueden provocar en los seres humanos siguen siendo desconocidas (Pixabay)

15 minutos. Durante mucho tiempo se creía que los edulcorantes artificiales no tenían efectos en el cuerpo, pero un nuevo estudio indica que algunos, como la sacarina, pueden alterar el microbioma de una manera que afecta los niveles de azúcar en sangre.

Un equipo dirigido por Eran Elinav, del Instituto de Ciencia Weizmann, había probado que este tipo de edulcorantes afectan al microbioma de los roedores y sus respuestas glucémicas. Por ello, quiso saber si tienen el mismo efecto en las personas.

Los investigadores que publicaron sus resultados en Cell eligieron una cohorte de 120 personas en 6 grupos. A saber: 2 de control y 4 a los que dieron aspartamo, sacarina, estevia o sucralosa en cantidades muy inferiores a las permitidas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos (EEUU).

Elinav indicó que en las personas que tomaron edulcorantes artificiales pudieron “identificar cambios muy distintos en la composición y la función de los microbios intestinales y las moléculas que secretan en la sangre periférica”.

Para los expertos, “parece sugerir que los microbios intestinales del cuerpo humano son bastante sensibles a cada uno de estos edulcorantes", afirmó Elinav.

Además, vieron que la sacarina y la sucralosa "afectaban significativamente la tolerancia a la glucosa en adultos sanos”. Los cambios en la microbiota intestinal “estaban altamente correlacionados con las alteraciones observadas en las respuestas glucémicas de las personas".

Para establecer la causalidad entre ambas observaciones, el equipo transfirió muestras microbianas de los sujetos del estudio a ratones criados en condiciones completamente estériles; es decir, no tenían microbioma propio.

No son inertes

Los resultados -destacó Elinav- fueron “bastante sorprendentes". Al transferir a los ratones el microbioma de las personas que tuvieron una mayor respuesta al consumir edulcorantes artificiales, los animales desarrollaron alteraciones glucémicas. Las mismas “reflejaban de forma muy significativa las de los individuos donantes”.

Por el contrario, los microbiomas de los individuos que no respondieron a los edulcorantes fueron incapaces de provocar tales respuestas glucémicas.

"Estos resultados sugieren que los cambios del microbioma en respuesta al consumo humano de edulcorantes artificiales pueden, en ocasiones, inducir cambios glucémicos en los consumidores de forma muy personalizada", dijo.

Elinav afirmó que espera que los efectos de los edulcorantes varíen de una persona a otra; esto, debido a la composición increíblemente única de nuestro microbioma.

"Tenemos que concienciar sobre el hecho de que los edulcorantes artificiales no son inertes para el cuerpo humano como creíamos en un principio”, precisó.

Las implicaciones clínicas para la salud de los cambios que pueden provocar en los seres humanos siguen siendo desconocidas. Merecen futuros estudios a largo plazo, estimó el científico.

Ver más