Últimas 15minutos

Los confinamientos totales no rebajaron casi la contaminación

El estudio también reveló que las concentraciones de partículas contaminantes en suspensión (PM2.5) disminuyeron en todas las ciudades estudiadas excepto en Londres y París

La contaminación atmosférica es el mayor riesgo ambiental para la salud humana en todo el mundo (Pixabay)

15 minutos. Aunque los niveles de contaminación del aire bajaron en todas las ciudades del mundo durante los confinamientos totales por el coronavirus, los descensos fueron menores de lo esperado, según un estudio de la Universidad de Birmingham publicado este miércoles en la revista científica Science Advances.

Tras descontar los efectos del clima, el equipo internacional de científicos descubrió que las reducciones de dióxido de nitrógeno provocadas por los cierres en Pekín y Wuhan (China), Milán, Roma, Madrid, Londres, París, Berlín, Nueva York, Los Ángeles y Delhi fueron menores de lo esperado y que, paralelamente, las concentraciones de ozono habían aumentado.

El dióxido de nitrógeno (NO2) es un contaminante atmosférico originado por las emisiones del tráfico que provoca graves problemas respiratorios. Por su parte, el ozono, que también es perjudicial para la salud, daña los cultivos.

El estudio también reveló que las concentraciones de partículas contaminantes en suspensión (PM2.5), que pueden empeorar condiciones médicas como el asma y las enfermedades cardíacas, disminuyeron en todas las ciudades estudiadas excepto en Londres y París.

El impacto en la calidad del aire

Para el profesor Zongbo Shi, "reducir la actividad económica brindó una oportunidad para estudiar el impacto de las intervenciones en la calidad del aire".

"Los cambios en las emisiones asociados a los primeros confinamientos condujeron a cambios abruptos en los niveles de contaminación del aire. Sin embargo, sus impactos en la calidad de este fueron más complejos de lo que pensábamos y más pequeños de lo que esperábamos", indicó.

"Los cambios climáticos pueden enmascarar los cambios en las emisiones sobre la calidad del aire", aseguró. "No obstante, nuestro estudio proporcionó un nuevo marco para evaluar las intervenciones en la contaminación del aire, separando los efectos del clima y la estación de los efectos de los cambios en las emisiones".

Roy Harrison, coautor del estudio e investigador en la Universidad de Birmingham, explicó que "la reducción de NO2 beneficiará a la salud pública". También señaló que, si las restricciones al tráfico se hubieran mantenido en todas las ciudades, "las medias anuales de NO2 habrían cumplido en la mayoría de los lugares con las directrices de calidad del aire de la OMS (Organización Mundial de la Salud)".

La contaminación atmosférica es el mayor riesgo ambiental para la salud humana en todo el mundo y contribuye a 6,7 millones de muertes cada año.

Según cálculos del Banco Mundial, la contaminación atmosférica cuesta a la economía del planeta 3 billones de dólares.

Ver más