Últimas 15minutos

Las meninas de Stéphane Rolland

El diseñador francés reflexiona en el arte de Diego Velázquez y Manolo Valdés para presentar una colección de volúmenes, volantes y cascadas doradas

Esta vez, ubicó sus creaciones en el espacio neoclásico del Teatro de la Villette en París (Cortesía Stéphane Rolland)

15 minutos. Las meninas son unos personajes que han interesado a más de un artista. Diego Velázquez las inmortalizó en su obra, considerada maestra y que se encuentra dentro del Siglo de Oro del arte español. Eran los tiempos de Felipe IV y representó toda una innovación por el tema, la ejecución y el uso de técnicas. Quizás sea por esa carga innovadora y por ciertos misterios que todavía giran alrededor del cuadro cuando se quiere conocer su significado, lo que tanto atrae a otros artistas, entre ellos, Stéphane Rolland.

En la presentación de la alta costura en París, que se realizó sin público a comienzo de 2021, los diseñadores tuvieron que aliarse a otras disciplinas para dar a conocer sus creaciones. Es decir, se valieron de las proyecciones fílmicas y de la fotografía para mostrar sus productos.

Stéphane Rolland no escapó de esa experiencia y fue otro de los diseñadores que llevó a esa pasarela vacía de público presencial, pero con un incontable número de seguidores en las redes, su interpretación o su homenaje a las meninas. En este sentido, se sumergió en el mundo de Velázquez y de Valdés.

Esta vez, ubicó sus creaciones en el espacio neoclásico del Teatro de la Villette en París.

En Rolland, uno de los 10 miembros permanentes de la alta costura, siempre ha estado presente una cierta obsesión por España, lo que se materializa no solo en sus propuestas sino en el uso casi exclusivo de su musa, la modelo hispana Nieves Álvarez, a quien transformó en menina.

Para corroborar la anterior afirmación están las propias palabras del diseñador. "España ocupa mi corazón desde hace mucho tiempo. Soy tan latino que debo tener un poco de sangre española".

Solar y profundo

Las meninas de Stéphane Rolland
Esta colección es el producto de una larga investigación (Cortesía Stéphane Rolland)

Al explicar el retorno investigativo al Siglo de Oro, Stéphane Rolland se refiere a la perspectiva de las líneas que se rompe por la metamorfosis y la distorsión de los volúmenes. Así, recordó las monumentales obras de mármol, resina o metal del escultor español Manolo Valdés.

Los vestidos se abren, eclosionan y florecen en una atmósfera que es a la vez solar y profunda. El rigor ibérico afirma una total solemnidad de la copa que da vida a la falda.

Destacó el uso de la piel para los corsés tensos, adornados por un torrente dorado de cadenas de cristal, mientras que las caderas se convierten en centro óptico debido al volumen, o una túnica de muaré negro que cruza el vuelo de una chaqueta. No decepcionan los pantalones de pijama de raso y los imponentes discos que remiten a las crinolinas de Valdés.

En cuanto al uso de las formas, Rolland expresó en una entrevista: "Siempre empiezo con un cuadrado y un círculo, porque eso, para mí, es la perfección absoluta. Tienes el cuadrado, la cuadratura, la fuerza, la densidad, el rigor, y con el círculo tienes la perfección, el infinito, el equilibrio, no hay nada tan perfecto como un círculo".

Amplios monos y vestidos de corte abultados en gasa dorada muestran ricos bordados en lentejuelas doradas, perlas nacaradas y cabujones de malaquita. Volantes enmarcan espaldas de estas nuevas meninas del siglo XXI.

Esta colección es el producto de una larga investigación que se acompaña de reflexiones y que Stéphane Rolland se ha planteado desde hace unos 15 años. Las líneas y los volúmenes forman parte de este estudio que llega a la moda gracias a ese otro arte que es la alta costura.

Ver más