Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Lanzaron petróleo y sangre falsos contra 12 empresas contaminantes en Londres y la Iglesia británica

Los ecologistas también se pegaron con cola a las instalaciones de las entidades

La protesta se produjo al término de la COP27 en Egipto, que acabó el domingo con un acuerdo de mínimos (Cortesía Twitter @XRebellionUK)

15 minutos. Extinction Rebellion (XR) y otros grupos afines protagonizaron este lunes una serie de protestas contra 13 empresas u organismos contaminantes o vinculados al sector petrolero en diversos puntos de Londres, arrojando petróleo y sangre falsos.

Los ecologistas también se pegaron con cola a las instalaciones de las entidades. Llevaban el mensaje de que “deben cortar los lazos con los combustibles fósiles”, explicó XR en un comunicado.

Las compañías afectadas son la petrolera BP, la de relaciones públicas Hill+Knowlton Strategies, la aeronáutica BAE Systems; Church House, sede de la Iglesia de Inglaterra; la química Ineos, el despacho jurídico Eversheds Sutherland y Schlumberger de servicios petroleros.

También fueron blanco la Organización Marítima Internacional (OMI), el derechista Instituto de Asuntos Económicos, el banco de inversión y la aseguradora estadounidenses JP Morgan y Arch Insurance, el fondo de pensión canadiense Ontario Teachers Pension Plan; y el ministerio británico de Empresa, Energía y Estrategia Industrial.

La protesta se produjo al término de la COP27 en Egipto, que acabó el domingo con un acuerdo de mínimos. Fue ampliamente criticada por la gran presencia de representantes de compañías de petróleo y gas.

Liderazgo moral

Sarah Hart, portavoz de Extinction Rebellion, criticó en la nota que haya compañías que “se benefician de la senda de destrucción” que supone la explotación del combustible fósil. Además, condenó al Gobierno británico por permitirlo.

Mientras que el resto de nosotros nos preocupamos por el coste de encender la calefacción, nuestro Gobierno prioriza las ganancias de las empresas que están poniendo en peligro nuestro clima y medio ambiente“, afirmó.

Por su parte, un portavoz de Christian Climate Action explicó el ataque a la sede anglicana de Londres, que también recibió petróleo y sangre falsos. “La Iglesia debería demostrar un liderazgo moral y rechazar sacar provecho de inversiones en firmas que continúan alimentando el sufrimiento climático”.

Más vistas