Últimas 15minutos

Investigadores descubren el origen de la "Gran Divisoria" del sistema solar

La "Gran Divisoria" también tuvo grandes efectos en la formación de los planetas y asteroides

Aseguran que una estructura de gas y polvo con forma de anillo erigió un disco alrededor del Sol y partió al sistema solar en dos regiones con una composición material diferenciada (Imagen referencial/ NASA)

15 minutos. Científicos de Estados Unidos y Japón descubrieron el origen de la "Gran Divisoria", un cisma que podría haber separado el sistema solar justo después de la formación del Sol.

Consideran que la "Gran Divisoria" también tuvo grandes efectos en la formación de los planetas y asteroides.

El estudio fue publicado este lunes en la revista Nature Astronomy. El mismo, los investigadores aseguran que una estructura de gas y polvo con forma de anillo erigió un disco alrededor del Sol y partió al sistema solar en dos regiones con una composición material diferenciada.

Así, a un lado quedaron los planetas "terrestres", como la Tierra o Marte; al otro, los conocidos como "jovianos", entre los que están Júpiter y Saturno.

Tramo de espacio vacío

Según los investigadores, en la actualidad la "Gran Divisoria" no se parece a la estructura original. Afirman que es un "tramo de espacio vacío" que se encuentra cerca de Júpiter, más allá de lo que los astrónomos llaman el "cinturón de asteroides".

En la parte que se acerca más al Sol, la mayoría de planetas tienden a tener una abundancia relativamente baja de moléculas orgánicas. En cambio, que en la parte del sistema que se dirige hacia Júpiter y más allá casi todo está compuesto de materiales ricos en carbón.

"La explicación más probable para esa diferencia composicional es que emergió desde una estructura intrínseca de este disco de gas y polvo", señaló el profesor de la Universidad de Colorado en Boulder, EEUU, Stephen Mojzsis.

Al igual que en las montañas terrestres una gran fractura drena el agua hacia un lado o hacia otro, explicó Mojzsis. Las diferencias de presión provocadas por ese anillo habrían sido las encargadas de separar los materiales en el sistema solar.

Muchos científicos suponían que Júpiter era el responsable de esta dicotomía. El planeta es tan grande que podría haber actuado como una barrera gravitacional al prevenir que los guijarros y el polvo llegados de fuera del sistema solar se dirigieran hacia el Sol.

Sin embargo, Mojzis y sus compañeros descubrieron que, aunque Júpiter es grande, probablemente nunca lo fue tanto durante su formación como para prevenir bloquear por completo el flujo de material rocoso.

Asimismo, advirtieron que esta barrera en el espacio no era perfecta. Los materiales volátiles ricos en carbón la podrían haber traspasado y llegar hasta nuestro planeta, aportando agua y materiales orgánicos.

Antigua colisión

También en la publicación Nature Astronomy se destaca este lunes un trabajo de la Universidad de Birminghan, Reino Unido, donde científicos internacionales descubrieron una antigua colisión de nuestra galaxia, la Vía Láctea, con otra de menor tamaño llamada Gaia-Enceladus.

Durante su investigación, los científicos estudiaron una única estrella en la constelación de Indus, la cual han podido datar a través sus oscilaciones naturales.

Estas se pudieron detectar en los datos proporcionados por el Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS en inglés) lanzado por la NASA en 2018 y los recogidos por la sonda espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea.

El proceso, conocido como astrosismología, reveló que la estrella nació en los primeros momentos de la Vía Láctea. Sin embargo, su colisión con Gaia-Enceladus alteró su movimiento en nuestra galaxia.

"Este estudio demuestra el potencial de la astrosismología con TESS y lo que es posible cuando uno tiene variedad de datos innovadores disponibles en una única estrella brillante", subrayó el profesor de la Universidad de Birmingham Bill Chaplin.

Según los autores del estudio, el programa de la NASA será útil para reunir nuevos conocimientos sobre las estrellas cercanas a la Vía Láctea. 

Ver más