Últimas 15minutos

Harry y el síndrome del hermano menor

Al igual que su tía abuela, la princesa Margarita, el duque de Sussex se niega a ser segundón

A Meghan no se le ha visto en la capital británica, pero hay quien afirma que ya se encuentra en el Reino Unido (EFE/EPA/Neil Hall)

15 Minutos. El príncipe Harry, con su renuncia a ser miembro senior de la familia real británica, motivó cambios en esa comunidad llena de normas y de envidias. El resultado de esos cambios de postura es tratar de acercar a los Windsor a la gente, indicando que la popularidad de Harry no es una característica exclusiva de él. Pareciera que Isabel II hubiese dado una orden para que asumiesen actitudes que demuestren que la monarquía vive según los tiempos y que no solo su nieto “preferido” podía obtener verdaderas muestras de cariño de la gente.

Una noticia casi increíble fue que en estos días la princesa Ana se subiese al “Tube”, como se llama el metro de Londres, para asistir a uno de sus compromisos. Los londinenses se enteraron después y lo celebraron. De esta manera, la princesa, que siempre ha llevado una actitud muy discreta, ganó popularidad. Incluso, le sacó ventaja a Harry, quien había llegado a Edimburgo para el lanzamiento de Travalyst, asociación que apoya al turismo ecológico, si bien lo hizo a bordo del tren que tomó en Londres, viajó en primera clase.

Pero la gran noticia será la presencia de los duques de Sussex en el Servicio del Día de la Commonwealth el próximo lunes 9 de marzo, efeméride que es muy importante para la Reina, pues asumió el rol de jefa de la organización cuando tenía 26 años. El evento incluirá comentarios del boxeador olímpico Anthony Joshua, así como una actuación musical de Alexandra Burke y Craig David. Aunque el mes de marzo no ha llegado a su fin, después de este acto no se ha publicado la agenda de la pareja.

A Meghan no se le ha visto en la capital británica, pero hay quien afirma que ya se encuentra en el Reino Unido. El 8 de marzo estará presente en un acto enmarcado en el Día de la Mujer, donde la duquesa seguro sacará alguna ventaja pues es conocida su posición en defensa de la igualdad de género, tema que la apasiona.

Envidias

La firma, como también se conoce a la Corona británica, dejó en evidencia que su capacidad estratégica no se agota. Antes se hacían alianzas entre reinos para vencer enemigos que podrían poner en peligro la estabilidad del gobierno. Hoy son los asesores quienes ayudan a mover las piezas para ocultar lo que no desean y destacar lo mejor por insignificante que parezca.

La aparición de Meghan y su incorporación a la familia real hizo brotar las envidias internas. Algo nada nuevo, ya que Shakespeare lo había planteado en Macbeth en 1623.  La prensa contribuyó a elevar la popularidad de la norteamericana, pero no faltaron los detractores. Este es el caso del periodista Piers Morgan, el enemigo número uno de la duquesa de Sussex.

La gente la vio como a una igual, sintió que el espíritu de Diana de Gales había regresado. Isabel II quiso aprovechar esa fama para sumar puntos a la institución y por ello, en los primeros días después de la boda, se le vieron cercanas. El hecho de viajar sola con la reina en su tren, antes que otros familiares con más antigüedad, disparó los celos. A esto se unió el espíritu independiente de Meghan, quien no quiso adoptar un rol sumiso y se reveló en contra de sus asistentes privados, a quienes despidió. Se mudó de casa y conversó sobre lo difícil que es ser un miembro de la realeza. Algo que ya lo había afirmado antes Diana.

Se mantienen las ataduras... por ahora

Después de la decisión de los duques de Sussex de apartarse de Buckingham, la Casa real no se declaró en emergencia, sino que hizo uso de toda su artillería. Así vemos como el príncipe de Gales junto a su esposa Camila trabaja con William y Catherine, adueñándose del apodo de los “cuatro maravillosos”. Así nombraban a los duques de Sussex y Cambridge antes de su ruptura. Esto ha fortalecido su rol de heredero.

Sophie, la esposa de Eduardo, hijo menor de Isabel II, comenzó a viajar. Su agenda se llena de compromisos representando a su suegra. Se dice que ella tomará la batuta destinada a Megham. Es decir, todo lo vinculado a la mujer y a la educación. Sus viajes recientes a la India y a Alemania parecieran confirmarlo.

Para Isabel II la situación tampoco es nueva, ya que vivió algo parecido con su hermana, quien debía conservar las apariencias por fidelidad a un rol que nunca ocuparía, el de Reina. Harry, el hermano menor, debía sacrificar sus propias aspiraciones y se niega a ello. Es lo que Robert Lacey, experto en el tema, ha llamado el síndrome del hermano menor.

Para quienes consideran que los duques de Sussex, a partir del 1 de abril, serán libres, se han equivocado. Hasta el 2021 los estarán evaluando en su comportamiento. De ello dependerá que Harry conserve su título de Mayor del Ejército y que cuando regresen a Londres puedan utilizar la residencia de Frogmore, en Windsor.

Por ahora, Meghan ya parece tener listo su debut en Estados Unidos (EEUU). Al menos, ya recibió la invitación para la gala del Met, que este año se ha inspirado en Virginia Wolf y lleva por título “About Time: Fashion and Duration”. ¿Marcará este paso su regreso a Hollywood?

Ver más

Más Compartidas