Últimas 15minutos

Déficit de vitamina D fue un factor común en el 82 % de los pacientes con COVID-19 de este estudio

Los seres humanos pueden obtener esta hormona de 3 fuentes: a través de la piel (por exposición al Sol), la dieta y suplementos

Su deficiencia se relaciona con una variedad de problemas de salud. Sin embargo, la comunidad científica todavía investiga el porqué (EFE/EPA/Emanuele Valeri)

15 minutos. Más del 80 % de los pacientes de COVID-19 tiene deficiencia de vitamina D, siendo más frecuente en hombres. Así lo indicó un estudio publicado en Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, tras observar a 216 pacientes.

Los enfermos de coronavirus de este trabajo retrospectivo eran del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de la ciudad española de Santander.

La vitamina D es una hormona producida por los riñones. Controla la concentración de calcio en la sangre y afecta al sistema inmunológico, explicó un comunicado de la Sociedad de Endocrinología, que agrupa a más de 18.000 expertos de 122 países.

Su deficiencia se relaciona con una variedad de problemas de salud. Sin embargo, la comunidad científica todavía investiga el porqué.

Asimismo, cada vez más estudios señalan el efecto beneficioso de esta vitamina en el sistema inmunológico. Especialmente, en lo que respecta a la protección contra las infecciones.

En este sentido, José L. Hernández, de la Universidad española de Cantabria, indicó que un enfoque sería identificar y tratar la deficiencia de la vitamina D, especialmente en aquellos grupos de alto riesgo de la enfermedad de la COVID-19, como ancianos o pacientes con comorbilidades.

El tratamiento con vitamina D debería recomendarse a los pacientes de COVID-19 que presenten bajos niveles de esta hormona en sangre. "Este enfoque podría tener efectos beneficiosos tanto en el sistema musculoesquelético como en el inmunológico", apuntó el experto.

Los investigadores observaron que el 82,2 % de los 216 pacientes de COVID-19 en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla tenía deficiencia de vitamina D. Los hombres tenían niveles más bajos que las mujeres.

Limitaciones de la investigación

En concreto, según este estudio, los pacientes con niveles de vitamina D más bajos presentaron niveles séricos elevados de marcadores inflamatorios, como la ferritina y el dímero D (marcador relacionado con problemas de coagulación de la sangre).

Los científicos no encontraron ninguna relación entre las concentraciones o deficiencia de vitamina D y la gravedad de la enfermedad.

Los autores reconocen que el trabajo tiene algunas limitaciones. Por ejemplo, que se haya llevado a cabo en un único centro hospitalario. Por ende, los datos pueden no ser generalizados a otros entornos, etnias o países.

Se trata, además, de un estudio de observación, por lo que si el tratamiento con vitamina D juega algún papel en la prevención de la enfermedad o en la mejora del pronóstico de los pacientes con COVID-19 se tendrá que dilucidar en grandes ensayos aleatorios controlados.

Estos ensayos son "ciertamente necesarios" para definir con precisión el papel de los suplementos con esta vitamina en futuras oleadas de infecciones por SARS-CoV-2, resumieron los autores.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos (EEUU), los seres humanos pueden obtener vitamina D de 3 fuentes: a través de la piel (por exposición al Sol), la dieta y suplementos.

"Sin embargo, demasiado Sol puede llevar al envejecimiento y el cáncer de la piel, así que muchas personas tratan de obtener su vitamina D de otras fuentes", aclaró. Entre los alimentos ricos en vitamina D se encuentran las yemas de huevo, pescado de agua salada y el hígado, así como la leche y el cereal (cuando están enriquecidos con vitamina D).

Ver más