Así luce la primera galaxia fuera de la Vía Láctea captada por el Webb

NGC 6822 tiene una metalicidad muy baja, lo que significa que contiene escasas proporciones de elementos que no son hidrógeno y helio

15 minutos. Esta imagen del telescopio espacial James Webb muestra la galaxia irregular NGC 6822, a 1,5 millones de años luz de distancia, el vecino galáctico más cercano de nuestra Vía Láctea que no es uno de sus satélites.

La galaxia, primera en ser asignada por los astrónomos fuera de nuestro propio sistema galáctico, fue observada por la cámara de infrarrojo cercano (NIRCam) y el instrumento de infrarrojo medio (MIRI) en Webb.

Como sugieren sus nombres, NIRCam y MIRI sondean diferentes partes del espectro electromagnético. Esto permite que los instrumentos observen diferentes componentes de la misma galaxia. MIRI es especialmente sensible a sus regiones ricas en gas (los remolinos amarillos en esta imagen) y NIRCam es adecuado para observar su campo densamente poblado de estrellas.

Metalicidad

NGC 6822 tiene una metalicidad muy baja, lo que significa que contiene escasas proporciones de elementos que no son hidrógeno y helio.

La metalicidad es un concepto absolutamente clave en astronomía. Las estrellas producen en gran medida otros elementos, además del hidrógeno y el helio, durante su vida. Por lo tanto, en el universo muy primitivo (antes de que naciera, viviera y muriera la primera generación de estrellas) todo tenía una metalicidad muy baja.

Esto hace que los objetos contemporáneos de baja metalicidad (como NGC 6822) sean de interés para comprender cómo procesos como la evolución de las estrellas y el ciclo de vida del polvo interestelar probablemente ocurrieron en el universo primitivo. Esta fue la motivación de estas observaciones de NGC 6822 con Webb: comprender mejor cómo se forman las estrellas y cómo evoluciona el polvo en entornos de baja metalicidad.

Vebulosa extremadamente débil

El estudio de NGC 6822 tiene una historia interesante que es anterior a las investigaciones modernas con Webb, informó la ESA en un comunicado.

Fue descubierto por E. E. Barnard, quien lo anunció en un artículo muy breve en 1884 en The Sidereal Messenger, una revista astronómica mensual estadounidense de corta duración pero importante que se publicó entre 1882 y 1891.

Al igual que con muchos objetos astronómicos que parecían difusos con los telescopios de la época, NGC 6822 se clasificó erróneamente como una “nebulosa extremadamente débil”.

En los años siguientes, surgieron confusiones en torno a NGC 6822 sobre su tamaño aparente, brillo e incluso sobre qué tipo de objeto era. Los astrónomos de la época no tenían en cuenta cuán diferente podría verse el mismo objeto con diferentes telescopios.

Edwin Hubble, homónimo del telescopio espacial de la NASA/ESA, pasó a estudiar NGC 6822 en profundidad y publicó un artículo mucho más detallado en 1925.

Debate

Este trabajo fue excepcionalmente importante para la evolución de la comprensión del universo por parte de la humanidad. En las propias palabras del Hubble: “NGC 6822, (fue) el primer objeto definitivamente asignado a una región fuera del sistema galáctico”.

Este artículo contribuyó a resolver el debate que se estaba librando entre los astrónomos sobre la extensión del universo en ese momento. Demostró que había objetos astronómicos que se encontraban más allá de la Vía Láctea.

El estudio de esta galaxia fue continuado notablemente por Susan Keyser, la primera mujer en recibir un doctorado en astronomía de Caltech. Su tesis de 1966 siguió siendo la investigación más exhaustiva de esta galaxia hasta la década de 2000. Ahora, Webb continúa el estudio de esta galaxia local clave.

Más vistas